Bailes Xincas

Published on July 2016 | Categories: Documents | Downloads: 351 | Comments: 0 | Views: 13554
of 6
Download PDF   Embed   Report

Comments

Content

BAILES XINCAS
Danza de Petición de Agua.
Anteriormente los abuelos de los dos barrios existentes en Chiquimulilla Santa Rosa, San Sebastián y Santiago tenían mucha comunicación, que para solicitarle algo al Creador del Universo era necesario la unificación de los dos barrios encabezadas por los ancianos, la necesidad surgía siempre de la población que preocupada en sus cultivos visitaba a estos ancianos para ayudarles a solucionar algún problemas que se les presentara ya sea por la falta de agua o la demasiada agua. Los ancianos encargados se reunían en lugares muy aislados de la población el donde nadie podía interrumpirlos en su petición, cinco eran los encargados de llevar a cabo la petición, en el lugar que se concentraban estos ancianos, se quitaban sus cotones y los alzaban hacia el cielos haciendo movimientos en forma de una cruz, esto con. El propósito de espantar o limpiarse de los malos espíritus, los dos encargados el barrio Santiago alzaban su voz diciendo o ufa uxara, luego respondían los del Barrio San Sebastián diciendo: uxcatin, terminada esta danza entre ellos se decían lxcamik, luego se quitaban la ropa y juntamente se quedaban hablando en su idioma que era el Xika, se despedían alzando las manos hacia el cielo diciendo "adiós mis hermanos"... cuando yo mire eso, rápidamente me escondía. Porque si me miraban me jalaban las orejas, manifiesta Don Roberto Chávez, originario del Barrio san Sebastián de Chiquimulilla santa Rosa. Se consideraba parte de una ceremonia Xinka en el lugar mencionado.

Danza de Traspaso de Autoridad.
Esta Danza se daba en la Comunidad indígena Xinka Las Lomas, de Chiquimulilla Santa Rosa, donde en la actualidad cada dos años eligen nuevas autoridades. El presidente saliente de la Comunidad es el encargado de darle poder a una nueva directiva esto se realiza a través de un guacal de morro con agua caliente, Chocolate o ixtahuala "bebida caliente para que el nuevo presidente comparta con sus demás miembros directivos, siempre al momento de darse esto se acompaña de los instrumentos pito y el tambor, se puede considerar como una danza ceremonial de traspaso de poder. Después del traspaso de autoridad la comunidad los reconoce respeta y obedece como directivos de su comunidad. Datos históricos del abuelo Pablo López García quien ya falleció, este acto se llevaba a cabo cuando se sentaba el alcalde indígena o nombrado como alcalde natural, que hacia su función de alcalde segundo de la municipalidad, él era el encargado de tener comunicación con la gente indígena de descendencia xinka. Nicolás López Fungió alcalde indígena el 01 de enero de 1880 y Victoriano Pérez Fungió alcalde por 3 días que con el golpe de Estado dado el Coronel Jacobo Arbenz Guzmán lo destituyeron. Desde este entonces la Comunidad Indígena Xinka las lomas mantiene esa danza de traspaso de autoridad. Muchas veces acompaña a esta actividad una marimba sencilla el piloto y tambor.

EL Baile de la Tuza.
Este es un baile de recreativo que consiste en encender una penca de tuza (la piel que recubre una mazorca de maíz seco), la cual debe de pasarse de mano a mano a los demás miembros de grupo de baile, a la persona valiente que se le apague se hace acreedor a una penitencia. Esta penitencia es propuesta por el grupo que integran el baile, estos se agrupan en el momento para decidir qué tipo de penitencia imponer, puede ser: recitar algún verso, cantar, hacer mimos ejemplificando animales y plantas (rana, perro, culebra, conejos entre otros); este baile siempre es acompañada de pito y tabor. Hay varias melodías que se utilizan para este baile, Tata Renco, Jocote de Corona melodías muy alegres de la región xinka en este baile participan hombres y mujeres entre las características importantes debe mencionar es que se baila sin un compañero o compañera determinada y debe realizar de manera alegre entre los bailadores. Actualmente la Organización Juvenil Xinka de Guatemala “ORJUXIG” a través de su grupo de danza llamado EJLA minigkiwal (nuevo amanecer) ha venido dando a conocer este baile, participando en eventos que se realizan a nivel departamental y regional. Podemos decir que el Baile de la Tuza es un baile en vías de recuperación porque estaba a punto de desaparecer y solo se encontraba abuelos bailadores en Chiquimulilla, y Guazacapán en Santa Rosa, quienes han narrado la forma de baile para los libretos de los jóvenes interesados. Para la participación de este baile es importante la vestimenta, la mujer bailadora siempre utiliza su blusa, su falda negra o roja con cuadros pequeños y siempre es adornada con aretes largos y listones de colores y trenzados su cabello, para el hombre; su camisa de cotón calzoncillos largos que pueden ser de manta o de tela blanca o sombrero de palma, una cinta roja enrollada a la cintura, siempre se acompaña con un matate o tecomate. El tiempo de duración puede ser entre una y dos tuzas encendidas, las que debe de estar medio húmeda para evitar una llama muy fuerte, algunas veces se determinan las que se crean convenientes sin causar aburrimiento, lo gracioso es la penitencia que determina el grupo bailador sin caer en exageraciones. Desde la cosmovisión propia significa la energía y fuerza de cada persona participante, son las bolas de juego que enciéndelas personas cuando son cargadoras de virtudes extraordinarias cuando esa se apaga, lo remontan a cumplir con el sacrificio establecido. Antiguamente se realizaba a momento de las cosechas de maíz entre los meses de octubre a diciembre al ocaso del equinoccio.

El Baile de Luna
Es un baile ya extinto de los bailes practicados por las comunidades de Jutiapa. Este consistía en que los participantes se tomaban de la mano o cintura, todos girando al contorno de una rueda con movimiento brindadito, al compás de la guitarra y el acordeón instrumentos que acompañaban esta actividad. Dentro del grupo había un encargado de iniciar de la rueda que esta giran hasta conformar dentro del círculo unas seis parejas; seguidamente estas salían y se invitaban a las demás parejas a participar dentro de la rueda. En este baile participaban todos los miembros de la comunidad, desde personas mayores hasta niños y niñas.

Los vestuarios utilizados para este baile son; las mujeres vestido largo adornados con muchas flores, con colores vivos y alegres, o especialmente con adornos de hogar; los hombres no tenían un traje especial para este baile pues podían hacerlo como les pareciera. Estas actividades se llevaba a cabo en la casa de algún vecino que invitaba a las personas para celebrar algún cumpleañero o casamientos, cuando era para casamiento el padrino de la novia era el encargado de arrancar el baile dentro de la rueda, se acostumbraba para los invitados bríndales el refresco de “ixtahualaque” “bebida caliente” en ese entonces era muy común el departamento y en la región.

Baile el Tustle.
El baile del Tustle, es un baile muy elegante, practicado mucho en las comunidades de Jutiapa, este consiste en que las parejas se agarraban de la mano y al ritmo de la música entonada a través de los instrumentos como el pito y el tambor, el acordeón y la guitarra; las parejas daban vuelta con un paso elegante parecido al ritmo que actualmente se le conoce como bolera, danzan alegremente y con pasos firmes elegantes. Una características de este baile, es que lo movimientos son idénticos a los que se realizan cuando se baila el torito. En este baile se dicen las llamadas “bombas”, en la que tanto hombre como mujeres se dicen frases muy elegantes esto para atraer la atención y la algarabía de los visitantes, como por ejemplo el hombre en unas de sus expresiones decía; “aquí me voy despidiendo de un cojollito de amate y yo no salgo aunque tus manos me maten” seguidamente la mujer contestaba a esta frase;“aquí me voy despidiendo de un cojollito de romero para aquellos hombre que enamoran sin dinero” y la gente observa con gritos y aplausos , manifestando su alegría a esta actividades, son muchas las frases que los participantes de la comunidades repetían; porque tanto el hombre como la mujer tendrían que saber que contestar a la hora de su turno. En este baile tan alegre participa toda la comunidad se habla de abuelos, abuela, jóvenes y niños las mujeres con su vestido largo con múltiples colores, el hombre con su calzoncillo largo de manta blanca o de tela del mismo color, acompañado de una faja color roja, o su cotón camisa con mangas semi largas. La gran parte de estos bailes se realizaban en cumpleaños, casamientos, fiestas de iglesias e incluso cuando se solicitaba el permiso a una novia, en la actualidad ya casi no se aparecía. El Baile Tustlera es con que se identificaban las comunidades del pueblo xinka, Don Mauro Ordoñez originario de Jutiapa, manifiesta que el motivo de la desaparición lenta de este bonito baile es a causa de que tropas españolas discriminatorias fueron masacrando a los líderes de las comunidades que tenían la iniciativa de impulsar estos bailes en representación del pueblo y la revalorización de las costumbres tradiciones xinkas heredadas a los de la comunidad. Otro aspecto es la promoción que poco a poco va quedando relegada por otros bailes de corte actual y con muy poco sentido de pertenencia comunitaria como el que se trasmite en baile del tustle donde participan hombre mujeres jóvenes abuelos y abuelas en franca convivencia colectiva y social.

CUENTOS XINKAS
LA APUESTA ESPAÑOLA XINKA. Dentro de los hermosos relatos del pueblo xinka, se encuentra el de la apuesta de un español con el Tekuan Mayor “Mokesϋ’ mϋ” en el momento de la colonización. Hagamos una apuesta dijo el español si te gano me das todas la riqueza de tu pueblo y si me ganas no le quito nada, expreso el occidental, ¡esta bueno! Respondió humildemente mokete aceptando el reto, y corrió por su mente decirle a quien probaba su sabiduría que él era un sabio y que no trataba de probarlo porque iba a perder la apuesta, pero el sucio corazón y la intensión de su enemigo era dejarlo mal ante sus propios compañeros y compañeras y someterlo a la servidumbre y esclavitud de la enseñoreaban los invasores, es este caso a partir de la posible ignorancia de Mokesϋ’ mϋ. Detenidamente y pensado un poco en la astucia del extraño ¡Que queres! que haga dijo Mokesϋ’ mϋ hagamos una apuesta dijo el otro, ¡ya te dije que esta bueno! Miremos que comen ustedes y que comemos nosotros añadió el castellano “veras que ustedes comen gusanos” dijo sonriendo el gran Tekuan de estas tierras, ¿Cómo va a ser replico el europeo, si nosotros comemos carne de la mejor? Ustedes sólo comen cosas que no son buenas, montes y otras cosas dijo, no creas expreso el líder Xinka, te apuesto que comen gusanos, sentencio, no, dijo el invasor. Bueno enterremos nuestras comidas por tres días y al tercer día veremos que comen ustedes y nosotros comento el Tekuán de este pueblo; el occidental acepto y en un terreno cercano enterraron sus comidas en una jícara del morro de la costa, cada uno enterró la propia el español la carne que él decía era muy fina y el Xinka su comida, tal como habían convenido, al tercer día fueron acompañados de sus ejércitos y ¡primero destapo yo! Expuso el invasor, está bien replico el Tekuan, ya el español pensaba en todas las riquezas que ganaría o mejor dicho despojaría a los indígenas de la región. El occidental destapo su comida y al verla cual fue su sorpresa, en el bukul (jícara) habían cientos de gusanos y con olor apestable, los demás asombrados, esperaban que el gran Mokte le sucediera lo mismo, pero él era sabio, desenterró lo suyo y al destaparla esta estaba como la habían colocado limpia y sin gusanos, pues él comía solo miel, y en la tierra no se descompone o se pierde, sino sabe a mejor sabor. Enojado el oxidental tiro el ejército encima de los Xinkas, hasta casi exterminarlos, el gran mokte salió junto a los suyos en alma cristalina a refugiarse a su casa en el volcán de los Tekuanes o del Tecuamburro. EL HOMBRE ARAGÁN CONVERTIDO EN MAPACHE. Había una vez un hombre haragán, pero muy haragán que no se levantaba de su cama. Su esposa estaba desesperada pues ella tenía que buscar que comer, tenía que ir a trabajar la milpa y traer lo necesario para ellos, mientras el esposo sólo se levantaba a ver que comía. Llegó a enojarse tanto que lo hecho de la casa, pero este no lo hizo, la patoja acudió entonces a su mama y le dijo lo que sucedía, entonces ella hizo que se fueran los tres a ver la milpa pues se la estaban comiendo los animales; al llegar al lugar este vio su milpa y pensó como los animales hacen esto. Y como la suegra de él era Tekuan lo convirtió en mapache y este anduvo por el terreno desgarrando las mazorcas de la milpa, la hija de la señora solo veía de lejos y así anduvo el mapache hombre, de un lado y otro, y desesperado dijo suplicante a su suegra que lo volviera a la vida de hombre, pues no le gustaba estar en el monte y comiendo lo ajeno, entonces la señora le dijo

¿me juras que vas a trabajar para darle de comer a mi hija y a los hijos que tendrán?, si le dijo el mapache parado en dos patas, y la señora por la tarde lo devolvió a la vida de hombre, este agradecido juro a su esposa y suegra que de ahora en adelante trabajaría como debía ser. EL PÁJARO WANCE. Esta historia me la conto mi tata en un día de trabajo, en los terrenos de la comunidad de las lomas de Chiquimulilla Santa Rosa casi a la hora del almuerzo, como a las 11:00 de la mañana, alrededor del fuego como de costumbre nos sentamos, colocaba mi tata su sombrero boca abajo y encima las tortillas doradas por el fuego y las comíamos con frijoles y queso; un aguacate maduro cayó, ¡mijo anda recógelo! Dice mi tata yo corro y lo veo es de los sabrosos le digo y nos pusimos a comer, en eso estábamos, cuando un pájaro grande de color amarillo y negro, llego cerca de la montaña de la barranca honda se situó en un árbol grande y alto y comenzó a cantar, su canto es como el de un hombre desesperado o de un joven adolecente que lo han dejado solo en una montaña. No le puse mucha atención y después otra vez hasta que le pregunte a mi tata, ¿Por qué canta ese pájaro de esa manera?, ya casi habla, ¡yo lo oigo llorar, le dije!, es el wance me dijo, wance repliqué, ¡si dijo de nuevo! Este era un muchacho que un día, estando trabajando la milpa en el monte con su papá, era muy haragán y una vez, su tata le dijo que si no quería trabajar que se fuera de su casa a buscar quien le diera de comer, el muchacho se fue de la casa y no regresó luego. Y en una casa de un tío se alojó por un tiempo, pero nunca asía nada y lo echaron de allí y se fue con una su tía, igual lo rechazaron, desesperado volvió a la casa y le dijo al papá que ¡ahora si iba a trabajar!, pero seguía haciendo lo mismo, ese día que te cuento dijo mi tata, ese día se puso a descansar debajo de un árbol de nance, con la cara cielo, y los ojos abiertos, y expresó, que dicha de los pájaros que no hacen nada y tienen que comer, sólo volando andan, así quisiera ser yo dijo, entonces vino el dueño de la montaña y lo convirtió en wance, y anduvo tranquilo volando y se para en los árboles que quería, entonces vino el espíritu de la montaña y le dijo, ¿estás cansado en esta vida?, ¡no replico!, ¡jamás volvería a ser hombre! Dijo deberás le contesto el espíritu de la montaña, si dijo el muchacho, no quieres volver con tu tata, no, dijo, bueno no tengo más remedio que te quedes así y así lo hizo. El wance anduvo tranquilo y disfrutando de la vista aérea y de las bondades de un ave, pero al rato le dio hambre y llamó al dueño de la montaña y le pido que iba a comer y este le dijo el que no trabaja ni bueno es que coma el patojo dijo no seas malo dame de comer de lo que sea y yo como, entonces vino el dueño de la montaña y dijo, bueno ves esos gusanitos que salen de los árboles si dijo el muchacho esa será tu comida, y cuando no haya aguanta no hay otro remedio, entonces vino el espíritu de la montaña, eso quisiste eso te toca y el pobre patojo comenzó a llorar y a llorar, tata, ayúdame, espíritu del verde de la montaña, dame de comer otra cosa o devolvedme a la vida del hombre y el dueño de la montaña ya no quiso acceder. Por eso dijo mi tata, mijo vonos ya a trabajar que, ya nos bajó la comida. Texto inédito de “bolas de fuego, un intento a la vida de las abuelas y los abuelos” de Ka’ net Komitu’ry). LA PRINCESA DE LOS PIPILES Y LA PILA DE SANTA CATARINA. Que pase adelante Güi-Güic-Taguo (Piscoy del Aire), gran jefe de los flecheros dijo Cane Pococo Taglá (Príncipe Mapache Dorado), que era el llamado a heredar el reinado de los pipiles de Chiquimulilla; hijo del rey Sama Na-Suma (Noche muy Oscura). Aquí estoy a sus órdenes mi gran señor contestó “Piscoy del Aire” Escucha Güi-Güic-Taguo: Quiero que le preguntes a mi padre Sama Na-Suma, ¿cuándo dispondrá que se case mi hermana, la bella princesa Mime-Rurume (Ardilla Voladora)?. Si, mi señor; cumpliré fielmente sus órdenes dijo Piscoy del Aire

Haciendo un obligatorio y respetuoso saludo militar, se retiró para entrevistarse con el rey, jefe general de los pipiles. Ya en presencia de él, hace la pregunta a nombre del príncipe “Mapache Dorado”; pero ante el rango de Sama Na-Suma, se hincó y dobló la cabeza, muy sumisa. EL REY LE ORDENA: Levántate gran jefe de los flecheros Güi-Güic-Taguo y dile a mi hijo que para que la princesa se case, faltan muchas lunas y que además tengo que reunir al Consejo de Ancianos para que ellos lo determinen, en qué forma y cuándo debe de ser. A la noticia de que ya se acercaba el casamiento de la princesa “Ardilla Voladora”, todos los pipiles la recibieron con gran alegría y dispusieron pedir permiso al rey para hacer un baile de máscaras en honor a la princesa. El permiso les fue concedido y se realizó el baile, para lo cual encendieron una gran hoguera por ser de noche. La fiesta fue iluminada con gruesas antorchas que portaban muchos hombres, bailando al compás de pitos y tambores, no faltando desde luego una marimbita hecha de madera de bambú y guarumo. Todos, dando grandes saltos de alegría, se emborracharon con el fermento de jocote jobo y otras frutas que producían aguardiente. Mientras esto sucedía en el corazón de la tribu, en un lugar apartado y solitario, hincado al pie del chorro de “Uchapí”, con muchas lágrimas que resbalaban a torrentes por sus tostadas mejillas de guerrero, lloraba sollozando de dolor, de tristeza e inconformidad, un soldado de la guardia real de los pipiles, que se llamaba Tuma Tosnay (Venado Brincador). Este era uno de los hombres más valientes con que contaba la tribu. Pero desgraciadamente el muchacho había tenido la mala suerte de haberse enamorado de la princesa “Ardilla Voladora” y ella también le correspondía amándolo. Pero estaba el inconveniente de que un plebeyo no podía aspirar a casarse con una persona de sangre real, porque según las leyes, éstos sólo se casaban con los de su clase social, además si alguno de los príncipes a casarse, no cumpliera o no quisiera cumplir con lo estatuido por la ley, sería condenado a morir a pedradas a la vista del novio, o la novia desairada. En ese caso, desde luego, el esposo de su amada sería algún príncipe de los reinados vecinos, y a Tuma Tosnay le preocupaba todo eso, pues no deseaba que le sucediera nada a su princesa. El soldado caminaba dolorido, mirando hacia el cielo en dirección de la luna, que iluminaba cristales de lágrimas en sus mejillas, las cuales como perlas caían confundiéndose con las burbujas de la fuente, la que con música divina, lloraba también la tristeza pipil, que lentamente moría al compás de un concierto de grillos, llenando de misterios y de imponencia la noche rasgada lindamente por las bengalas de millares de luciérnagas fosforescentes, alternando la quietud, en un coqueteo de lentejuelas. Con la cabeza calenturienta y tembloroso de su cuerpo, dio algunos pasos sobre la alfombra verde de la grama, para escuchar mejor el cántico del búho, que le anunciaba la cercanía de la muerte, la que muy pronto llegaría a él, para darle el abrazo frío y el último beso que él deseo; pero ahora, nomás era el viento gélido que soplaba sus labios con suave abanicar, transmitiéndole perfumes de montaña y olores místicos de la madre tierra. Ya casi inconsciente llamó a los dioses les expuso su queja, pero ellos no le quería oír. Su voz ronca, vibrante y quejumbrosa, se perdía en la región inmensa del vacío de la montaña. Los dioses por fin se llenaron de ternura y para calmarle sus penas, le enviaron la fulminante centella, que en figura de enorme serpiente de fuego, le partió el corazón, dejando el cuerpo ya inerte, resbalando suavemente sobre la fuente, la que con dulzura le lavó la sangre para abono de la tierra, en donde después nacieron muchos lirios blancos, perfumados jazmines de montaña y lindos pensamientos bicolores. También el musgo de la peña goteaba agua por todas partes, como lágrimas de tristeza por la muerte del soldado. Al amanecer recibió como bendición del cielo, el último calor del padre sol, que enrojeció entristecido.

Sponsor Documents

Or use your account on DocShare.tips

Hide

Forgot your password?

Or register your new account on DocShare.tips

Hide

Lost your password? Please enter your email address. You will receive a link to create a new password.

Back to log-in

Close