of 10

HACIA UNA VIVENCIA MÁS TEOLOGAL DEL MINISTERIO SACERDOTAL.doc

Published on January 2017 | Categories: Documents | Downloads: 3 | Comments: 0
36 views

Comments

Content


HACIA UNA VIVENCIA MÁS TEOLOGAL
DEL MINISTERIO PRESBITERAL
¿Hacia dónde vamos los sacerdotes? ¿Hacia dónde nos empuja el Espíritu? La respuesta no es
fácil ni puede ser uniforme, pues nos encontramos insertos en universos culturales y eclesiales
muy diversos. Mi propósito, en estas líneas, es compartir algunas refleiones y convicciones,
nacidas del encuentro con !ermanos "ue comparten el ministerio sacerdotal. #nsertos en la
sociedad y en la #glesia, los sacerdotes vivimos una identidad in"uieta, reflejo, sin duda, de
cuanto acontece en una y en otra. $a en los a%os cincuenta y sesenta, con el declinar de la
cristiandad, los pres&íteros de ciertos países se interroga&an con in"uietud so&re su identidad y
futuro.
Muc!o se !a escrito y vivido desde entonces. Las orientaciones emanadas del 'oncilio, de los
(ínodos y del Magisterio en general, así como la refleión de teólogos, pastoralistas,
sociólogos y psicólogos, !an contri&uido a plantear los pro&lemas y a encontrar respuestas más
adecuadas. Este tra&ajo no !a sido &aldío y merece ser continuado por todos con ilusión y
convicción. El !ec!o de "ue, a pesar de tanto esfuer)o, persistan la perplejidad y un cierto
malestar nos o&liga a preguntarnos si a&ordamos la cuestión con el realismo esperan)ado de los
profetas y de los testigos del *esucitado. ¿+o tenemos la tentación de "uerer salir de modo
precipitado de la crisis? ¿+o son tam&i,n las novedades y mutaciones lugar desde el "ue el
Espíritu va modelando nuestra identidad de servidores del -ue&lo de .ios?
El verdadero profeta no preconi)a soluciones inmediatas ni acepta alian)as enga%osas/ su
tra&ajo consiste en esta&lecer la esperan)a en el cora)ón de sus !ermanos para recorrer el
camino. (u mensaje se apoya en la fe. El .ios de la !istoria prepara ya un nuevo 0odo en
medio de la .iáspora/ en el invierno incu&a la primavera/ desde el futuro 10l es poder de
futuro1 sigue llevando a sus servidores, y mediante ellos al mundo, !acia su plenitud. La
fe invita a la conversión y a la cola&oración. 'on la !umildad y tenacidad del (iervo de
$a!v,!, estamos llamados a llevar adelante la misión.
El apóstol avan)a desde el 2ya3 de la resurrección. El poder del Espíritu le da la posi&ilidad de
encaminarse !acia un ma%ana nuevo, pues sa&e por eperiencia cómo su fragilidad es li&erada
y fecundada por ,l para el testimonio. La comunidad apostólica, cercada por la persecución,
ora&a4 2'oncede a tus siervos "ue puedan predicar tu -ala&ra con toda valentía3 La respuesta
no se !i)o esperar4 25ca&ada la oración, retem&ló el lugar donde esta&an reunidos, y todos
"uedaron llenos del Espíritu (anto y predica&an la -ala&ra de .ios con valentía3 6Hc! 7,
89.:;<. El .on de .ios no recrea necesariamente una situación conforta&le, pero sí
!ace posi&le a&ordarla con li&ertad y audacia.
La fe de los profetas y de los apóstoles no es evasión, sino solidaridad in"ue&ranta&le con la
!istoria, aun"ue seg=n los parámetros de .ios, tan diferentes de los de los !om&res. La fe,
en efecto, nos permite asumir los acontecimientos desde el futuro de .ios4 2¿+o os acordáis de
lo pasado ni ca,is en la cuenta de lo antiguo? -ues &ien, !e a"uí "ue yo lo renuevo4 ya está en
marc!a, ¿no lo conoc,is?3 6#s 7:,;>1;9<. +ace así el compromiso go)oso y dialogante con un
mundo amado por El !asta la entrega de su Hijo.
Los pres&íteros !emos reci&ido la misión de sostener la esperan)a del pue&lo peregrino. Misión
apasionante, pero arriesgada y "ue nos incapacitamos para reali)ar si nos encerramos en
;
nuestros pro&lemas funcionales, eistenciales o de identidad. ¿?ivimos suficientemente el
riesgo, la aventura de la fe?
I. «PASTOREAR LA IGLESIA DE DIOS»
[email protected] cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os !a puesto el Espíritu
(anto como vigilantes para pastorear la #glesia de .ios, "ue El se ad"uirió con su propia
sangre3 6Hc! 8A, 8><.
La recomendación de -a&lo a los pres&íteros de 0feso nos recuerda la dimensión carismática de
nuestro ministerio. El Espíritu nos !a colocado al servicio del pue&lo peregrino "ue .ios se
!a dado, y nuestra misión es guiarlo a su plenitud, es decir, 2!asta "ue lleguemos todos a la
unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de .ios, al estado del !om&re perfecto, a la
madure) de la plenitud de 'risto3 6Ef 7,;:<.
¿-uede 2el ministerio del Espíritu3 6cfr. 8'or :,>< ser encorsetado en unas funciones? He a"uí
una cuestión decisiva si "ueremos superar viejos es"uemas y avan)ar con fidelidad y
creatividad.
Los pres&íteros seculares, en nuestra condición de 2próvidos cooperadores3 del Brden
episcopal, nos encontramos al servicio de la totalidad de necesidades del -ue&lo de .ios,
presente en un lugar y un pue&lo determinados. ¿-uede reducirse al cumplimiento de unas
funciones el presidir y enca&e)ar la marc!a de un pue&lo? -astorear &ajo la autoridad del
Espíritu y en comunión con los otros pastores eige creatividad, adapta&ilidad y sentido del
todo.
Los modelos fu!"o#les$ %&"les ' e!es#("os...
Las funciones son y seguirán siendo necesarias en la #glesia, pues 2el poder3 "ue .ios nos da
para edificar su pue&lo tiene siempre una epresión funcional. (in la -ala&ra, "ue convoca y
dirige, no !ay #glesia. (u anuncio en la !istoria necesita de servidores. Los pres&íteros !emos
de estar prontos para dar el 2&uen pan3 a nuestros !ermanos y en el momento oportuno. Estar
al servicio del encuentro de la -ala&ra y de la eperiencia del !om&re situado re"uiere memoria
y creatividad, imposi&les de conseguir sin tra&ajo y entrega radicales.
La cele&ración de los sacramentos, epresión de la iniciativa de .ios en el pue&lo sacerdotal, es
tam&i,n de todo punto indispensa&le. La estructura más profunda de la #glesia es mist,rica,
sacramental. La cele&ración sacramental es eigencia de su misma naturale)a. El servicio de las
dos mesas, de la -ala&ra y del 'uerpo eucarístico de 'risto, es y seguirá siendo siempre
necesario. Btro tanto !a de decirse de la koinonía. El servicio de las mesas, epresión de la
solidaridad e igualdad de todos en el *esucitado, forma parte tam&i,n de la estructura
sacramental de la #glesia en el mundo.
El -ue&lo sacerdotal, prof,tico y real no se desarrollaría en la !istoria si le faltasen esas
funciones ministeriales. Los modelos funcionales !an comprendido &ien la dimensión social de
la comunidad eclesial y !an contri&uido a clarificar no poco la identidad del sacerdote tanto en
la #glesia como en el mundo. Cna cuestión, sin em&argo, no !a cesado de plantearse entre los
pres&íteros, agudi)ada en Europa por la escase) de vocaciones y la complejidad de nuestras
sociedades4 ¿tienen estos modelos el dinamismo necesario para suscitar identidades go)osas y
creativas?
8
...)e(o "suf"!"e&es
El pastoreo de la #glesia, como aca&o de indicar, incluye el desarrollo de unas funciones, pero
no se agota en ninguna de ellas, por muy central "ue fuere, como tampoco en la suma de todas
ellas. @ampoco vale organi)ar todo el ministerio sacerdotal en torno a una de estas funciones,
pues se corre el riesgo de ideologi)ación o de reduccionismo.
La fecundidad apostólica re"uiere nuevos !ori)ontes de eistencia y de acción. El progreso de
la 2comunión3 "ue es la #glesia, y no sólo algunas personas, grupos o valores, no parece
ser puesto &astante de relieve por los modelos funcionales. @odo modelo tiene su parte de
verdad, pero tam&i,n sus limitaciones4 adolece de una cierta incapacidad para cooperar en la
manifestación de la novedad pascual a&ri,ndose camino en la evolución de pue&los y culturas
por la acción del Espíritu (anto, el cual, como recuerda el 'oncilio, modela ya el 'uerpo
del *esucitado en el cora)ón de todo !om&re, pues ya los está llevando a la -ascua del
Cnig,nito 6cfr. D( 88<. ¿Eu, repercusiones tiene esto para nuestro ministerio? 'uando
esta profunda realidad se deja en la penum&ra, el ministerio pres&iteral tiende a convertirse en
algo anacrónico. Es como si no se diesen las condiciones necesarias para un aut,ntico diálogo
con el mundo, para un discernimiento y creatividad pastoral. -ara muc!os sacerdotes, &rota
entonces la cuestión dramática de cómo situarse en la !istoria, de cómo conectar con los
!om&res de !oy y de ma%ana.
Los modelos funcionales conllevan, por otra parte, el riesgo de instalarse en la repetición
rutinaria y a&urrida, generando sentimientos de tedio y languide). (i, como decimos y es
mi convicción, el ministerio pres&iteral totali)a la persona y su acción, el cumplimiento de unas
funciones no llena eistencialmente la vida de &uena parte de !ermanos. La causa de su
cansancio, a mi modo de ver, más "ue en la multiplicidad y en la complejidad del tra&ajo, !ay
"ue &uscarla en la sensación de pertenecer a un cuerpo de funcionarios, cuyo futuro no se ve
muy claro. -oco importa si tienen o no ra)ón para pensar así/ son sus cuestiones
vitales. 5sociados al ministerio apostólico por el sacramento del Brden los pres&íteros
reci&imos el encargo de velar y tra&ajar en la edificación de todo un pue&lo, enviado a ser
sacramento de salvación en y para el mundo. Esto supone suscitar la corresponsa&ilidad de
todos los miem&ros seg=n la gracia reci&ida. El pres&ítero se reali)a en la medida en "ue
desarrolla la participación de "uienes !an reci&ido la dignidad sacerdotal, prof,tica y real. (eria
funesto para la misma sacramentalidad de la #glesia el "ue !u&iera rivalidad entre el ministerio
ordenado y la comunidad. La mentalidad de derec!os y o&ligaciones, la reivindicación de
competencias, no puede crear comunión. La comunidad de salvación "uedaría reducida a una
institución, y se arruinaría la dinámica de la gracia y de la gratuidad. La comunión dejaría de
epresarse en la diferencia, y la diferencia dejaría de afirmarse en la comunión. La misión del
-ue&lo de .ios de ser sacramento de la unidad del g,nero !umano en 'risto perdería mordiente
y credi&ilidad.
En nuestra sociedad plural, indiferente y esc,ptica ante el futuro, la misión de poner en camino
a los cansados y a&atidos ¿no sería capa) de ilusionar a los discípulos cuando, tristes y como
defraudados, andamos en retirada? -ero esto supone a&andonar los caminos trillados, tal como
se nos proponen al menos en ciertos modelos funcionales, para arriesgarse a avan)ar por
caminos in,ditos.
:
M"s"* ' fu!"oes
La función del pres&ítero, si sirve la paradoja, no puede reducirse al ejercicio de unas
funciones. La misión de un pastor !a de ser una actuali)ación en el Espíritu de la misión misma
del =nico Fuen -astor.
Estamos ante un salto !acia adelante "ue reclama de todo el -ue&lo de .ios gran seriedad. La
escase) de candidatos al sacerdocio ministerial de&ería ir acompa%ada de una mayor eigencia
en el discernimiento de las vocaciones. La #glesia, al llamar en nom&re del (e%or, !a de tener la
garantía, en la medida de lo posi&le, de "ue alguien es elegido para ser 2vigilante3 de un
pue&lo. Ges=s pasó toda la noc!e en la oración de .ios antes de llamar a los "ue el -adre le
da&a.
5l rigor en el discernimiento de las vocaciones !ay "ue a%adir la formación para la
complementariedad en el seno del pres&iterio. El sacerdocio es radicalmente comunitario.
(omos pastores en y de un pue&lo. +adie puede tra&ajar por li&re y nadie puede &astarse a sí
mismo. *eci&imos la misma misión, pero el Espíritu se manifiesta distinto en cada pres&ítero,
aun"ue nunca en contradicción u oposición consigo mismo. *eparte dones diferentes para el
&ien com=n. +adie puede limitarse a cumplir unas funciones despreocupándose de la marc!a
del =nico 'uerpo de 'risto, a no ser "ue nuestro ministerio "uede reducido a unos servicios
seg=n la demanda de la gente. .entro del 'olegio 5postólico, la complementariedad del
ministerio petrino y del paulino enri"uecía a am&os y los !acía mutuamente posi&les. +o !a&ía
espacio para la concurrencia. Ferna&, y -a&lo aparecían como complementarios en la
convocación y fortalecimiento de las comunidades. El ministerio reci&e poder de edificar la
2'BMC+#H+ -5*5 L5 M#(#H+3/ ¿cómo podría ejercerlo fuera de la comunión y la
complementariedad? -or el !ec!o de ser puestos al frente del -ue&lo de .ios 1no frente a ,l1
por el Espíritu, los pres&íteros de&emos aprender nuestro ministerio en la escuc!a y la
contemplación. (omos testigos del *esucitado, en el Espíritu. Este nos conduce, tanto al pue&lo
como a los ministros, a la verdad plena y a la comunión. (i el protagonista trascendente de la
misión, como !an afirmado -a&lo ?# y Guan -a&lo ##, no es otro "ue el Espíritu (anto, nuestro
servicio no puede ser más "ue una cola&oración l=cida y dócil. La espiritualidad sacerdotal
necesita reco&rar el dinamismo contemplativo y místico de la fe. $a no podemos contentarnos
con unas prácticas espirituales para un correcto ejercicio de unas funciones. +ecesitamos !oy el
temple de los contemplativos y místicos, es decir, de los !om&res apasionados por llegar a ser
instrumentos li&res y responsa&les entre las manos de .ios. ¿'ómo encontrar los caminos de
una oración profundamente apostólica, capa) de discernimiento y de riesgo?
Cna acción pastoral proveniente de la escuc!a y la contemplación conlleva escudri%ar con
a!ínco la -ala&ra y su @radición eclesial, así como la eistencia !istórica de los !om&res. @odo
pastor está llamado a ser teólogo, es decir, un !om&re "ue !ace posi&le el encuentro de la
-ala&ra con la eperiencia de los !om&res de nuestro mundo. La fidelidad, no es repetición,
sino apertura dócil y creativa en la comunión. La fidelidad al Espíritu nos proyecta !acia la
plenitud de la verdad, !acia la novedad del futuro.
¿Hacia dónde, pues, se nos invita a caminar a los pres&íteros? 'reo sinceramente "ue el (e%or
nos pide tra&ajar con alegría y pasión para ser epertos en fe y en !umanidad. Es el camino
o&ligado, a mi entender, para cola&orar con fecundidad e ilusión en la edificación de una
#glesia, misterio de comunión y de misión, al servicio de la plenitud del !om&re/ pero tam&i,n
para reali)ar con sentido e ilusión las diferentes funciones.
7
II. A+IAN,AR LA VOCACI-N . LA ELECCI-N
2Hermanos, poned el mayor empe%o en afian)ar vuestra vocación y vuestra elección3 68-e
;,;A<.
5nte los límites de los modelos funcionales, la refleión se centra en las relaciones, elemento
determinante de toda identidad. El 'oncilio ?aticano ## a&ría la senda para unas nuevas
relaciones de la #glesia con el mundo. El sacerdote era convocado a situarse como 2un !om&re
entre los !om&res3, superando los modelos "ue propugnan la 2separación3 y el dualismo entre
lo sagrado y lo profano. El diálogo con el mundo, tal como fuera propiciado por -a&lo ?# y el
'oncilio, reclama&an proimidad y simpatía. Ha&ía "ue &ajar del pedestal de los privilegiados
y entrar por el camino del servicio !umilde. La #glesia y el sacerdote se recrearían en su
identidad a trav,s de las nuevas relaciones. $ se produjo 1preciso es reconocerlo1 un formida&le
dinamismo de conversión y de cam&io, aun"ue no faltasen las reacciones fundamentalistas e
integristas.
El 'oncilio por otra parte, a!onda la conciencia de la #glesia como -ue&lo de .ios. Las
relaciones entre seglares y cl,rigos sufren profundos cam&ios. El laico es definido de manera
positiva, a&andonando la vieja fórmula "ue lo considera&a como el 2no cl,rigo3. La igualdad
de todos en 'risto o&liga&a a superar el es"uema relacional docente1discente, potestad activa1
potestad pasiva. La #glesia es un pue&lo sacerdotal, prof,tico y real. La gracia &autismal inserta
a todos de manera activa y responsa&le en el 'uerpo. 2Hermano entre los !ermanos3 era la
formula "ue definía las nuevas relaciones en el -rimog,nito. Las relaciones autoritarias de
poder y dominio, en la sociedad democrática, vela&an por el misterio de comunión4 2ser uno en
'risto3.
Euien considera el camino recorrido en este sentido no puede más "ue congratularse y dar
gracias al (e%or por la generosidad de unos y otros para poner en práctica las nuevas
orientaciones conciliares. 'iertamente se pueden lamentar eageraciones en unos casos y
resistencias en otros/ pero seríamos miopes si no reconoci,ramos con profunda admiración el
camino recorrido a impulsos del Espíritu (anto.
La admiración no está re%ida con la lucide) y la &=s"ueda crítica. Los "ue podríamos llamar
2modelos relacionales3 son, ciertamente, un aporte =til y necesario para vivir y pensar la
identidad pres&iteral. 0sta se desarrolla en un tejido de relaciones "ue la configuran y
determinan. $, sin em&argo, cuando uno escuc!a y comparte la vida y el ministerio de los
pres&íteros, eperimenta su insuficiencia para responder a ciertas cuestiones vitales4 ¿dónde
fundar las relaciones?/ ¿de "ui,n viene mi identidad y ante "ui,n de&o vivirla?/ ¿"u,
fecundidad estoy llamado a vivir en la #glesia y en el mundo?/ ¿cómo determina la cultura mis
relaciones tanto fuera como dentro de la comunidad eclesial?/ ¿"u, relaciones mantener en una
#glesia urgida a salir a los caminos y encrucijadas culturales?/ ¿"u, supone para las relaciones
dar un puesto de !onor en el &an"uete del *eino a po&res y ecluidos?/ ¿cómo forjar una
identidad positiva en un mundo pluralista y complejo?...
El do del m""s&e("o s#!e(do&#l
'risto, como se su&raya en la 'arta a los He&reos, 2no se apropió la gloria del (umo
(acerdocio, sino "ue la tuvo de "uien le dijo4 IHijo mío eres t=/ yo te !e engendrado !oyI.
J
'omo tam&i,n dice en otro lugar4 [email protected]= eres sacerdote para siempre, a semejan)a
de Mel"uisedecL3 6J,J1M< (e pertenece conscientemente al pue&lo sacerdotal por una respuesta
li&re a la llamada de .ios. Estamos en el orden de la gracia y del ágape/ y ninguna criatura
puede reivindicar derec!os ante el "ue convoca. @am&i,n el sacerdocio ministerial es del orden
de la llamada y de la elección. +o puede reducirse a una función de la comunidad, por
necesaria "ue ,sta pueda ser.
El ministerio apostólico, del "ue participa el pres&ítero por la ordenación sacerdotal, es un don
de .ios a la comunidad y al mundo. 'on el don de la salvación se nos da tam&i,n el don del
ministerio4 2$ todo proviene de .ios, "ue nos reconcilió consigo por 'risto y nos confió el
ministerio de la reconciliación... $ como cooperadores suyos "ue somos...3 68'or J,;>/ M,;<. El
ministerio ordenado no puede ser pensado sólo como respuesta a las epectativas o necesidades
de la comunidad reunida/ tampoco puede reducirse a una función social de la sociedad. 'omo
don de .ios, su misión será el servicio de la -ala&ra "ue interpela y discierne, de la ?erdad "ue
li&era y cuestiona. El ministerio proviene del *esucitado, y por ello los pres&íteros !emos de
mantener unas relaciones específicas en el mundo y en la comunidad eclesial. La 'arta a los
Efesios, en la misma perspectiva, afirma "ue 'risto ealtado a&re a los santos el acceso a la
gloria y les regala el don del ministerio, para su edificación !asta su plenitud 6cfr. Ef 7,N1;:<. El
don escatológico del Espíritu y el don del ministerio se nos dan como fruto de la -ascua.
Mediante ellos, el *esucitado contin=a edificando su 'uerpo. La comunidad eclesial no puede
2disponer3 ni de uno ni de otro, aun"ue est, llamada a discernir el uno y a regular el otro en el
curso de la !istoria. Cna &uena ilustración de esto la tenemos en la elección de MatíasI así
como en la de -a&lo y los otros servidores del Evangelio. La comunidad es activa en la
elección y, ante todo, en la recepción de a"uel "ue .ios 2pone a parte3 o 2se reserva3 para
llevar adelante su reconciliación, su nueva creación.
*eci&imos nuestra identidad más profunda de Ges=s resucitado. (u llamada, "ue nos alcan)a a
trav,s de la mediación necesaria del -ue&lo de .ios, nos da nuestro estatuto en el mundo y en
su #glesia. Mediante el sacramento del Brden, como lo recuerda la e!ortación Pastores dabo
vobis, 0l nos da el ser y la misión. La relación "ue funda las relaciones en el mundo y en la
#glesia es don. (in esta conciencia creyente, nuestras relaciones terminan alineándose so&re los
modelos culturales del momento/ carecen de la vitalidad prof,tica y testimonial/ no están
marcadas por la parresía del Espíritu, es decir, por la li&ertad y la audacia misioneras. +uestra
identidad nos viene de 'risto en, por y para su 'uerpo, "ue es la #glesia. Euien entra en esta
eperiencia mística acepta go)osamente ser un don para los otros, ser, en y con 'risto, para los
demás. El pres&ítero es un !om&re para los demás por"ue !a aceptado ser 2puesto aparte3 para
pastorear al -ue&lo de .ios, 2sacramento de salvación3 para el mundo.
.ios nos !a considerado dignos de confian)a al colocarnos en el ministerio 6cfr. ;@im ;,;81;N<.
+uestra identidad positiva se origina en la eperiencia de la salvación, en el sentirse dignos de
la confian)a y la fidelidad de nuestro -adre. -ero esta identidad, lejos de ecluir la
incomprensión y la luc!a, nos recuerda "ue, por ser elegidos como ministros suyos, !emos de
contar con una y otra. La eperiencia de -a&lo es la nuestra. La fe, en consecuencia, es la raí)
de una identidad li&re y entregada a la misión. (entirse considerado digno de la confian)a de
.ios, con sus fragilidades y limitaciones, lleva al go)o y a la !umildad apostólica. -a&lo se
sa&e testigo de la salvación, pues ,l !a sido el primer rescatado. 5mará y servirá a los
pecadores desde una profunda solidaridad. (u acción apostólica no se funda en la fuer)a, sino
en la fragilidad y de&ilidad. 2-or eso me compla)co en mis fla"ue)as, en las injurias, en las
M
necesidades, en las persecuciones y en las angustias sufridas por 'risto/ pues, cuando estoy
d,&il, entonces es cuando soy fuerte3 68'or ;8,;A<. Los pres&íteros necesitamos eperimentar
con !ondura el fundamento de nuestra identidad/ de otra forma corremos el riesgo de caer o en
el tedio de los funcionarios o en unas relaciones más o menos conforta&les, seg=n
temperamentos y culturas.
Ele/"dos )#(# el se(0"!"o del E0#/el"o
La elección confiere siempre una nueva identidad, un nuevo estatuto en el mundo y en la
#glesia. @oda elección acontece en favor de los demás y confiere una nueva manera de ser y
estar en la eistencia. 'onsentir en la elección es aceptar "ue pertenecemos a otro, "ue somos
entregados como servidores de y para un pue&lo. El 5póstol, dando su testimonio ante los
pres&íteros de 0feso, les decía4 2+o vale la pena "ue yo os !a&le de mi vida, con tal de "ue
termine mi carrera y cumpla el ministerio "ue !e reci&ido del (e%or Ges=s de dar testimonio del
Evangelio de la gracia de .ios3 6Hc! 8A,87<. La elección lleva a un descentramiento
radical. La 2carrera3 del ministro ya no es la de los nota&les o los poderosos, sino una luc!a
incesante por el *eino de .ios y su justicia. El llamado encuentra su reali)ación en el !ec!o de
!a&er sido asociado al anuncio evang,lico, a la evangeli)ación y defensa de los "ue no cuentan.
En los mismos sufrimientos de la misión encuentra su alegría.
+o se trata de descuidar las condiciones del ejercicio del ministerio ni de olvidar nuestra
constitución social y psicológica. En efecto, somos "ue&radi)os vasos de arcilla. La fe nos
descentra de nuestra fragilidad para centrarnos en el tesoro, graciosamente depositado en
nosotros. El centro de gravedad se despla)a !acia la misión y !acia los !om&res convocados al
&an"uete del *eino. 5ndamos, a mi entender, demasiado preocupados por nosotros mismos.
+uestro futuro depende en gran medida de nuestra capacidad para arriesgarlo todo a causa del
Evangelio. Llamados a proseguir la misión del Fuen -astor, nos de&emos tanto a la comunidad
reunida como a nuestro mundo indiferente y esc,ptico. .esde la misión glo&al, las funciones y
las relaciones ad"uieren su dinamismo y su verdad li&eradora, tanto para la comunidad eclesial
como para la misma persona del pres&ítero. $a no se trata de retirarse del mundo, sino de estar
en ,l con la misma pasión del =nico -astor. La fecundidad apostólica no se mide por los
resultados/ la indiferencia o la !ostilidad del mundo no es precisamente signo de infidelidad. (i
nos movemos desde la fe, no podemos dejar de acoger la pala&ra del Maestro a sus
discípulos4 2Bs !e dic!o estas cosas para "ue tengáis pa) en mí. En el mundo tendr,is
tri&ulación, pero OánimoP4 yo !e vencido al mundo3 6Gn ;M,::<. +uestra arma efica) para
evangeli)ar la cultura y las culturas, para transformar el mundo y li&erar al !om&re, es la fe. 2$
lo "ue !a conseguido la victoria so&re el mundo es nuestra fe3 6;Gn J,7<.
+o !ay identidad positiva y go)osa sin una justa estima de sí mismo. Las funciones y las
relaciones contri&uyen a su desarrollo, pero sólo la eperiencia de la fe proporciona el soporte
para las unas y las otras. La vida del discípulo y del ministro presuponen siempre esta
eperiencia mística4 2(e%or, ¿a "ui,n vamos a ir? @= tienes pala&ras de vida eterna, y nosotros
creemos y sa&emos "ue t= eres el (anto de .ios3 6Gn M,M>1M9<. ¿Hacia dónde vamos? (algamos
al encuentro del (anto de .ios y, desde la eperiencia del *esucitado, seamos imaginativos
para recrear funciones y relaciones.
N
Co l# m"(#d# )ues&# e el fu&u(o
La fe nos da una clara conciencia de victoria frente al desánimo y la sensación de fracaso. Lo
eperimentaron los primeros discípulos y lo seguimos eperimentado nosotros. +os cuesta
asumir la frustración de nuestras epectativas mesiánicas, más o menos camufladas.
*ec!a)amos espontáneamente los caminos !umildes y fecundos del grano de trigo, pues nos
gusta el triunfo de los resultados rápidos y espectaculares. -rofetas y apóstoles nos indican cuál
!a de ser el dinamismo de la esperan)a de la fe en los servidores de la -ala&ra !ec!a carne4 está
!ec!a de li&ertad, paciencia, seguridad y audacia para dejar al Espíritu dar testimonio en
nosotros, para ser instrumentos "ue lleven a la comunidad de los discípulos a la ?erdad plena.
2$o soy el 5lfa y la Bmega, dice el (e%or .ios, I5"uel "ue es, "ue era y "ue !a de venir,I el
@odopoderoso3 65p ;,><. Estas pala&ras se dirigían y se dirigen a comunidades y servidores
profundamente desesta&ili)ados por la situación !istórica. +os dicen "ue .ios es poder de
futuro y "ue sus servidores podemos avan)ar con aplomo y confian)a. En medio de las
dificultades y oscuridades del camino, la -ala&ra nos garanti)a la victoria personal y la de las
ovejas, propiedad de .ios. +os lo recuerda Ges=s4 2$o les doy vida eterna, y no perecerán
jamás/ nadie las arre&atará de mi mano. El -adre, "ue me las !a dado, es más "ue todos, y
nadie puede arre&atar nada de la mano del -adre. El -adre y yo somos una sola cosa3 6Gn
;A,8>189<. La esperan)a del pastor se apoya en la comunión de la fe.
Eiste entre nosotros la dolorosa eperiencia de una cierta incapacidad para engendrar
verdaderas comunidades misioneras. +o acertamos con los caminos ni con los recursos
adecuados. +os asalta entonces la tentación de los falsos profetas y apóstoles, es decir, la de
ignorar la crisis o a&andonarla con rapide) en &usca de lugares conforta&les. La esperan)a de la
fe nos encamina !acia el ma%ana, aceptando no conocer ni el camino ni la !ora de la llegada,
pero con la garantía de "ue el futuro ya está en nuestras manos, pues pertenece a Euien es el
5lfa y la Bmega. 0l !ace suya la causa de sus ovejas y servidores. Los pres&íteros !emos de
perder muc!o lastre !istórico para recorrer el camino, pero sin sentirnos derrotados. ¿+o sería
el signo de !a&er reducido el sacerdocio a unas tareas o servicios socio1religiosos?
III. EL 12ODO DEL PASTOR
2(iendo li&re de todos, me !e !ec!o esclavo de todos para ganar a los más "ue pueda... Me !e
!ec!o todo a todos para salvar a toda costa a algunos. $ todo esto lo !ago por el Evangelio,
para ser partícipe del mismo3 6;'or 9,;9.8:<.
Euien enca&e)a la marc!a del pue&lo peregrino no puede instalarse sin traicionar su misión.
'omo nómada del desierto, !a de conducirlo !acia &uenos pastos. (u misión, en =ltima
instancia, consiste en mantener y guiar la marc!a de los !ermanos !acia la 5lian)a del Espíritu,
!acia la li&ertad y la pa). El camino es arduo y árido/ las tentaciones y las revueltas del mismo
pue&lo no faltarán. El pastor de&e adaptarse con paciencia, solidaridad y entere)a a las
diferentes etapas.
-ara servir a la esperan)a y la li&ertad de un pue&lo po&re y !umillado, los pres&íteros estamos
urgidos a vivir el ,odo del amor. -a&lo, li&re de todos, se !ace esclavo de todos. El amor del
pastor implica la solidaridad y las rupturas del (iervo de $a!v,. Hay "ue estar dispuestos al
sacrificio de su misma integración social, si así lo re"uiere el servicio de la li&ertad de los
!ermanos. ¿+o nos lo recuerda así la presidencia de la cele&ración eucarística? La caridad
>
pastoral es irreducti&le a la generosidad, aun"ue la incluya. La fe, principio de todo ,odo,
eige de nosotros enrai)arnos en la -ala&ra "ue convoca, edifica y guía al -ue&lo de .ios.
5mar es guiar al otro !acia y en la verdad li&eradora. ?erdad reci&ida en y de la fe del pue&lo,
al frente del cual .ios nos !a constituido como sus servidores. Es necesario salir de sus
opiniones, ideas y proyectos personales/ incluso las propias eperiencias de&en ser sacrificadas
para servir a la li&ertad y la responsa&ilidad de todos. La catolicidad del amor implica !acerse
todo a todos. La generosidad se convierte con frecuencia en proyección de uno mismo y genera
dependencias/ el amor li&era para la li&ertad.
El amor toma siempre la iniciativa. (e pone en camino para &uscar a la oveja descarriada, para
convocar a los ecluidos, para ir a los "ue están lejos/ en una pala&ra, para &uscar lo perdido.
La caridad no soporta "ue nadie se pierda4 por eso es siempre misionera. 5decuar nuestra
eistencia pres&iteral a la Eucaristía supone adentrarse en la iniciativa del ágape paterno. @anto
ama al mundo "ue envía a su Hijo. El servicio del amor, como lo cele&ramos en la -ascua,
toma siempre la delantera, va más allá de las necesidades y epectativas de los !om&res.
La gratuidad es otra etapa decisiva en este ,odo. El amor &usca ser correspondido, pero no
impone a nadie la respuesta. El dinamismo de la 5lian)a y de la comunión es imposi&le sin la
li&re respuesta de la persona. 'uando no se cultiva la li&ertad del !ermano, ya no estamos en el
anuncio de la Fuena +oticia, sino en es"uemas religioso1culturales, aun"ue el ropaje pueda
tener apariencias evang,licas. Es gratuito en el amor "uien se !ace pastor de la li&ertad de los
!ermanos, "uien vela y luc!a por ella. Este amor sólo se aprende en el cora)ón manso y
!umilde del Fuen -astor. El aprendi)aje del amor dura toda la eistencia. El ministro de la
gratuidad de .ios pone el poder o los poderes reci&idos al servicio de la edificación de un
pue&lo de discípulos y testigos de la li&ertad del Espíritu.
El amor es tena), paciente y confiado. +o cesa de &uscar lo "ue esta&a perdido. +o considera a
nadie irrecupera&le, pues cree en el poder del Espíritu y confía en la li&ertad del !om&re. 'omo
el (iervo, se empe%a en una luc!a permanente !asta llevar a su cumplimiento la esperan)a de
los pue&los. (u tra&ajo es a&rir la comunidad !acia su futuro, .ios todo en todo. Los pastores
no podemos imponer ni los tiempos ni los ritmos de la conversión. +uestro ministerio no puede
reali)arse más "ue en la fe.
El ,odo del amor descentra al pastor !acia los más d,&iles y necesitados. -or la fe, comulga
con el dinamismo del amor divino, "ue no cesa de !acer suya la causa de los !umillados y
oprimidos. (u defensa en el seno de la comunidad se completa por un tra&ajo incesante, a fin de
"ue ,sta los colo"ue en el centro de su vida y acción, !asta llegar a una solidaridad efectiva con
los "ue no cuentan. Los po&res !an de ser centro vital de la eistencia del pastor y de la
comunidad, pues con ellos se identifica 'risto de manera especial.
(olidaridad, comunión y o&ediencia son epresión del ágape en la eistencia del Fuen -astor.
(olidario de la condición !umana, viene en nuestra 2carne de pecado3. (u misión se reali)ó en
la comunión y conduce a la comunión con el -adre4 2$o les !e dado la gloria "ue t= me diste,
para "ue sean uno como nosotros somos uno/ yo en ellos y t= en mí, para "ue sean
perfectamente uno, y el mundo cono)ca "ue t= me !as enviado3 6Gn ;N,8818:<. -ara !acerles
pasar a la comunión, Ges=s !i)o de la voluntad del -adre su comida. El secreto de su fecundidad
se encuentra en la comunión filial y en la o&ediencia !asta la muerte. +uestra fecundidad
apostólica pasa tam&i,n por una real solidaridad con los !om&res, por la comunión en el -ue&lo
de .ios y en el seno de nuestros pres&iterios, así como por la o&ediencia li&re y responsa&le de
la fe a nuestros o&ispos, de "uienes el Espíritu nos !a !ec!o 2próvidos cooperadores3.
9
-or la Brdenación sacerdotal, los pres&íteros formamos una fraternidad sacramental. (i
"ueremos desarrollarla con verdad y eficacia, ayud,monos a a!ondar en las raíces de nuestro
ministerio y desarrollemos su dinamismo teologal en nuestras relaciones y funciones.
(5L @E**5E ;99MQAM. -ágs. 7J917N:
;A

Sponsor Documents

Or use your account on DocShare.tips

Hide

Forgot your password?

Or register your new account on DocShare.tips

Hide

Lost your password? Please enter your email address. You will receive a link to create a new password.

Back to log-in

Close